Son tiempos de…

En el día de ayer, compartí con todo mi equipo un mensaje a raíz de los cambios en nuestra forma de trabajar, estando en casa. Luego pensé: ¿por qué no compartirlo también con ustedes?

Ojalá les sea útil. 

Por inquieto sé lo que es estar encerrado, sin poder salir de casa. Operaciones, quebraduras y otras aventuras fallidas, me mostraron que no es lo mismo mirar el sol a través de una ventana y que se puede extrañar mojarme al caminar en una tarde de lluvia. Sé lo que es cultivar la paciencia y esperar que los días transcurran, pero también sé que todo es un proceso y que lo más importante es sostener nuestra mente y nuestro espíritu. Desde ese lugar, y con toda humildad, me permito contarles algunas prácticas importantes para mi, que me sirvieron (y me sirven) para mantener el foco.

Generar rutinas. Es importante seguir siendo «amigos» del despertador.

Encontrar cosas positivas para el futuro. Al fin y al cabo «Todo es temporal, siempre.»

Practicar el ejercicio físico, aunque sea moderado.

Cuidar la alimentación.

No dispersarse. Sólo atender a información de fuentes confiables y sólidas.

Ayudar cada día con un consejo, una palabra de ánimo y un abrazo a la distancia al menos a 5 personas. Haremos el bien pero también nos sentiremos bien nosotros.

Así como en una sociedad, en una empresa se necesita de TODOS y de cada uno para seguir adelante. Estamos fuertes, pero esto tiene que ser una oportunidad de convertirnos en mejores personas y en mejores profesionales.

Tengamos presente también que estas no son unas vacaciones, sino tiempos de ser socialmente responsables cumpliendo con la cuarentena. Son tiempos donde tenemos que trabajar poniendo toda la energía en nuestro bien común. Por eso sepamos que nuestros «Jefes» son en realidad líderes y no vigiladores. Llevarlos hacia ese lugar sólo les quita el precioso tiempo que necesitan para pensar en como mejorar y cuidarnos a todos. Los necesitamos para lo importante y también para lo urgente.

Es momento de ser más humanos que nunca, de mostrar nuestra bondad y empatía con el sufrimiento y los temores de los demás, porque al final terminan siendo los nuestros. En tiempos de crisis es cuando podemos sacar lo mejor de nosotros. Sigamos por ese camino de ser altruistas, de ayudar, de hacer por el deber ser y sin esperar nada a cambio, simplemente por el placer y la paz de haber hecho lo correcto.

Para finalizar, tomo prestada una frase del Padre de nuestra Patria, que lo dejó todo y lo hizo todo por la libertad y el futuro de los pueblos: «SERÁS LO QUE DEBES SER O NO SERÁS NADA» Gral. José De San Martín.

VAMOS QUE JUNTOS PODEMOS!!!

Deja un comentario

  • (will not be published)

2 Respuestas para “Son tiempos de…”

  1. Julián Ferrando Davidovich

    Gracias Guillermo… se agradece tu mirada de futuro, esa es la visión que todos debemos hacer propia…
    A mi equipo le decía hace unos días que se venían tiempos extraños, y que son en estos momentos donde debemos sacar lo mejor de cada uno.. que es una obligación, ya sea como padre, como amigo, como hijo, como líder de nuestra familia no volver igual que como nos fuimos en este periplo de incertidumbre, era una obligación de cada uno el abrir nuestras miradas para encontrar nuevas oportunidades, no solo en el ámbito de los negocios, sino como personas, pues son estos momentos – en su surrealismo propio – los que nos deben empujar hacia nuevos desafíos tanto en lo personal como en sociedad.
    De cada amenaza que hemos enfrentado en nuestras vidas, cada historia adversa de nuestra propia historia, cada desafío, solo la cooperación, la solidaridad, la visión positiva de la vida a transformado el miedo en fuerza, en coraje y nos ha abierto las puertas a nuevos caminos…
    Debemos tomar la tempestad y su furia como fuerza propia para salir más fuertes y más humanos.
    Un gran abrazo desde Chile

    Responder
  2. GRACE

    MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR ESTAS PREMISAS. CIERTAMENTE HAY QUE REORGANIZAR NUESTRO PRESENTE Y SER AGRADECIDOS A DIOS POR PODER VOLVER A HACERLO CADA DIA, PARA EL BIEN NUESTRO Y DE TODOS. SALUDOS CORDIALES.

    Responder